sábado, 30 de diciembre de 2017

Adiós 2017

Todos los años hago recuento de lo malo y lo bueno del año que se me va. Siempre me he considerado una persona afortunada por mi familia, pequeña, pero con cimientos firmes. Por mi trabajo, que aunque me queje del  tránsito insoportable matutino, me encanta desempeñar. 

Pero este año que termina, mas que nada, debo de ser honesta y fue excepcional en cuanto a amistad. 

Se dieron modas entre generaciones de reencuentros de compañeros de escuela, en mi caso particular de la secundaria. 

Mi generación, que es catalogada como la generación X. Sí, esa generación que creció sin Internet, celulares, ni alta tecnología, que usábamos saca puntas y goma bicolor, que eramos seguidores del tío Gamboin y que presenciamos el inicio de los Simpson.

Seré honesta, cuando egresé de la secundaria, conservé un par de amistades, que seguimos estudiando hasta el bachillerato; pero,  en pocas palabras dí vuelta a la hoja, perdí contacto con el 99 % de mis compañeros ¡Incluso de aquellos que vivían en la misma colonia! Mis amistades más cercanas, que es el 1 % siguen a mi lado. 

El asunto  comenzó, cuando se dio una reunión de compañeros, a la cual con cariño llamo el Club de Toby, ya que fueron solo caballeros los asistentes. Hice un berrinche por no haber sido convocada y en seguida me apunté para una siguiente reunión.

Me di cuenta que extrañaba mucho a algunos (la mayoría) de ellos, más a aquellos que eran mi ideal de hermanos. En casa somos solo mujeres, no sé lo que es tener un hermano. No. No tuve amores platónicos, mi mente no estaba hormonalmente distraída.  

El reencuentro fue de lo mas familiar que hubiera esperado, para mí, fue como si no los hubiera dejado de ver tantos años. Pero sí cambiaron (cambiamos), mis compañeros casados, con hijos y algunos ya abuelos, hicieron su vida y la viven en plenitud. De mi parte, soltera, sin hijos... también viviendo en plenitud.
13 agosto 2017

13 agosto 2017


Agradezco la oportunidad de revivir experiencias, bueno, más de ellos, porque yo siempre fui muy seria, callada, mustia y muy estudiosa; las chanzas sobre mi persona de que ahora hablo hasta por los codos, no me ofenden. Yo cambié y soy feliz. Y solo deseo que mis compañeros sean felices.

Agradezco de corazón a quienes después del Club de Toby, me abrieron las puertas de sus casas y de sus familias, espero muy pronto corresponder a esa hospitalidad.
9 diciembre 2017


No me arrepiento de haberme alejado de mis compañeros durante unos... 30 años. Pocos en realidad. Já. Pues en mi libro de vida, las páginas escolares fueron escritas y conservadas en el baúl de los recuerdos. Me gané buenas reprimendas de algunos que me hicieron ver que de alguna manera fui egoísta, mala persona y mala amiga (hasta mala influencia por los consejos que doy). Pero en mi defensa, solo seguí mi senda.

11 septiembre 2017


Mi generación de secundaria está en mi corazón, sólo la tenía un poco empolvada, pero tienen un lugar muy especial en mi libro de vida. 

Tengo esperanza de que un futuro próximo podré ver a más de los que he tenido el honor de convivir, abrazar y apapachar.

30 diciembre 2017

Sumando el orgullo familiar de la graduación universitaria de mi sobrino y estas reuniones, definitivamente fue lo mejor de este 2017.

¡Gracias compañeros!




viernes, 19 de febrero de 2016

Sputnik mi amor

“Estamos mirando la misma luna del mismo mundo. Estamos ligados a la realidad por una sola línea. Seguro. Sólo tengo que ir tirando de ella en silencio.”

Leí primero 1Q84, y ahora terminé Sputnik mi amor, historias similares en cuanto al plano existencial, ese mundo alterno del que pocas personas se dan cuenta. Ese mundo en el que se accede cuando las circunstancias se dan, algunos la buscan sin encontrarlas, a otros simplemente se les abre las puertas.

Soledad, soledad que  congela corazones, que nos aísla del mundo de los demás; soledad que enferma a quien no la conoce, a quien no la hace su amiga.


Desde hace meses mantengo  una sana relación con Haruki Murakami, sé que a algunas personas quizá las tenga algo fastidiadas porque solo hablo de su obra últimamente. Pero no lo puedo evitar. 

Es un autor al que descubrí tardíamente (quizá) y es mío, mío; no lo soltaré hasta chupar cada gota de sus letras.

Su prosa, sus personajes, su estilo me conmueve, me llena, me hace sentir satisfecha. Pero siempre querré más.


No pude evitar  confundirme un poco, pues en algunos momentos pensé que Aomame se me aparecería en lugar de Sumire. O que "K" en realidad era Tengo. Nube cerebral de lectora apasionada.

La trama como casi todo lo que he leído de Murakami, gira en torno a la soledad, a esa soledad que nos hace ahondar en nuestros sentimientos más profundos, nuestros deseos y sueños;  nuestras dudas, nuestros miedos

La frase con la que mi corazón latió desbocado: 

"¿Por qué tenemos que quedarnos todos tan solos? Pensé. ¿Qué necesidad hay? Hay tantísimas personas en este mundo que esperan, todas y cada una de ellas, algo de los demás, y que, no obstante, se aíslan tanto las unas de las otras. ¿Para qué? ¿Se nutre acaso el planeta de la soledad de los seres humanos para seguir rotando?"


Si bien los textos de Murakami son hasta cierto punto oscuros en cuanto a las relaciones humanas, siempre deja una puerta de esperanza abierta, siempre nos deja la opción de pensar que nuestros personajes serán afortunados, que lucharan por conquistar la cima, que no se rendirán ¿filosofía oriental? no lo sé. Pero es inspirador.


Haruki Murakami "Sputnik mi amor". Ed.Tusquets.







jueves, 30 de julio de 2015

Atlas de Islas Remotas

Cuando era estudiante en la Universidad, mi materia de Geografía Política sonaba aburrida pero "papita", es decir, sencilla de acreditar.

Cuando conocí a mi profesora, pensé que era sencilla la materia, pues el programa de estudios no significa un gran esfuerzo.

Pero, la cartografía no es lo mío, y mi profesora me lo demostró al pedirme hiciera una exposición sobre un tema de islas y mi exposición, demasiado técnica y fría no fue de su agrado, El divorcio entre la geografía, cartografía y yo fue tan rápido que no tuve tiempo de razonar y acepté una parca calificación de "suficiente" con tal de ya no saber nada mas del tema. Calificación que la postre significó una baja en mi promedio. Lo más cercano a estas ciencias era consultar direcciones en google maps.

Sé leer un mapa, sus simbologías y detalles. No soy niña scout, así que con facilidad me perdería en un bosque, ya que carezco de sentido de la ubicación;no sabría distinguir entre el norte y el sur y nunca he tenido que usar una brújula.

En estas estaba hasta que por azares del destino llego amis manos una joya de la geografía, una excelente y espeluznante obra, que si hubiera llegado a mis manos en mi época de estudiante seguro hubiera tenido un MB y hubiera sido la favorita de la profe. Sí, porque la geografía no es plana no es solo leer números y un montón de nombres que nos suenan raros, lejanos y sobre todo ajenos. Es como ¡las matemáticas! hermosa y llena de sabiduría, solo que nos la presentan aburrida, complicada y lo peor: obligatoria. 

Un libro nos invita a aventurarnos a lugares lejanos,  mágicos, románticos y aventureros. Casi siempre dentro dela ficción. Pero, cuando uno se topa con una lectura que nos da los ingredientes anteriores y que son en este mismo planeta, y que lo romántico, aventurero y mágico son datos históricos, no se escapa uno de la admiración, de la sonrisa, de la ensoñación.

Este Atlas fue mi Cook, mi Endeavour; mi Magallanes y su trágica historia al cruzar del Atlántico al Pacífico, el solo pensar en sus aventuras me pone chinita la piel. 

Amplió mi mundo, las islas Clipperton solo la ubicaba por la clase de Derecho Internacional en cuanto al diferendo de México y Francia, pero no ubicaba el hecho de que esta isla alberga una historia macabra de un rey del Faro, violaciones y asesinatos. 

Siempre he admirado a mujeres luchonas y Amelia Earhart es muy querida por mi, al leer sobre su desaparición en el Pacífico, no pude evitar u suspiro y dejas escapar una lagrimita.

Quizá la mayoría de las islas que nos presenta este Atlas, son deshabitadas, pero no por ello dejan de tener su historia, su por qué, su razón de estar en donde están. El hombre siempre le dará un uso, ya sea estratégico militar o comercial o simplemente para ampliar su territorio. El hombre es también su destructor en mucho de los casos de la vida silvestre, de los bosques, ha sido el "culpable" de que  algunas islas sean consideradas como malditas o fantasmales.

Excelente libro, 

SCHALANSKY, Judith. "Atlas de Islas Remotas. Cincuenta islas en la que nunca estuve y a las que nunca iré", Crítica, 2015.


Aún quedan lugares desconocidos en la tierra. Visualmente deslumbrante y con un diseño único, este libro recopila cincuenta islas alejadas en todos los sentidos: de tierra firme, de la gente, los aeropuertos y los folletos turísticos. Su autora utilizó acontecimientos históricos e informes científicos como punto de partida para cada isla. Ellos proporcionan información sobre qué distancia la separa del continente, si está habitada, sus características y las historias que han configurado su acervo local. Con sus impresionantes mapas a todo color y su aire de misteriosa aventura, Atlas de islas remotas es perfecto para el viajero romántico que hay en todos nosotros.





lunes, 1 de junio de 2015

Hombres sin mujeres

“Para los hombres sin mujeres, el mundo es una mezcolanza vasta e intensa, es la otra cara de la Luna en su totalidad”

Ni cómo defenderme. He caído en las redes de la prosa más hermosa que he leído. Cundo dije que sería un año de leer literatura oriental, mentí, pues solo me he enfocado en leer a Murakami.  No es que me justifique por pereza; no, sino que Murakami me ha enamorado y no me suelta.

Esos relatos sobre la soledad, me encantan, me hacen suya por completo. Esa prosa de amor correspondido o no, me hacen perder noción de tiempo espacio. Y ahora con los relatos cortos sobre los hombres… ¿qué puedo decir? Solo que la visión masculina del amor, el sexo, la amistad y la soledad han hecho que vea a los hombres desde otro punto de vista. No que les justifique los errores o que me ponga de su parte, pero … los comprendo un poco más.

“Hombres sin mujeres” son siete relatos sobre esa visión masculina descrita antes. De esos siete relatos me apasioné con tres: “Un órgano independiente”, “Samsa enamorado” y “Hombres sin mujeres”.

No puede uno dejar de sufrir con el doctor Tokai y criticar y a la vez alabar su razón de no ver la vida con alegría… por la razón de una mujer a la que amaba. Creo que es el personaje que he abrazado con cariño. ¡Qué sorpresa leer de Gregor Samsa después de sus andanzas con su Metamorfosis!, encuentra una razón por la que vivir, por la que aprender a ser humano… de nuevo.

Frases, conceptos, ideas, filosofía de la vida que no hacen asentir más de una vez y  aplicar a la vida propia. El sentimiento de pérdida de cariño, de  razón para vivir están siempre en la obra de Murakami, pero estos relatos cortos se hace más patente, más profunda, mas intimo.



Haruki Murakami. Hombres sin mujeres. Ed. Tusquets, 2015

lunes, 16 de marzo de 2015

Cenicienta

¿Qué puedo decir? me gustan los cuentos de hadas bien contados, mi infancia fue buena, no me quejo, tuve libros ilustrados sobre las princesas; debo confesar que no eran precisamente mis favoritos, pues nunca idealicé una vida de adulta tipo princesa con un príncipe que me rescatara ¿de qué, las labores de la casa? o que fuera romántico siempre con la sonrisa de anuncio de dentífrico.

Los dibujos animados  sobre los cuentos de hadas son buenos, buenas historias con fabulas integradas: el bien contra el mal ... y el final siempre es que el bien triunfará.Ideales para niños: "si te portas bien tendrás tu recompensa, si te portas mal, tendrás tu castigo".

Pero el mundo cambia, los niños ya no son tan creyentes de los cuentos de hadas y el cine tampoco, ahora tenemos propuestas en "live" con actores de carne y hueso y con guiones modernizados a fin de que estén a la altura de los tiempos actuales. Y para hacer una buena propuesta de princesas no es necesario armarlas con espadas y armaduras al estilo Juana de Arco (sì va por Blanca Nieves y el cazador, en mi particular punto de vista horrible historia), tampoco hacer a una villana tan buena buena como el pan.

Kenneth Branagh como actor y director me agrada mucho, sus propuestas lejos de pareces rosadas o aburridas, me resultan amenas y le agradezco en particular una versión de Loki (Thor, 2011) y en particular su Cenicienta me encantó. Conserva los aspectos de un cuento de hadas donde la protagonista, la daba joven y bella sufre en la vida pero no por eso deja de ser bondadosa; la maldad de la vida representada por la madrastra (una Cate Blanchet con una risa encantadora) y unas hermanastras atarantadas. La esperanza representada por un hada madrina ... no sé cómo describirla, pero lo dejaré en muy al estilo de Helena Bonham-Carter ¡única!

El vestido de Cenicienta como un mar tranquilo, el príncipe con su ropa de gala y siempre siguiendo  la razón antes de hacer lo que otros creen que es lo correcto, un rey comprensivo y amoroso padre, un Gran Duque ambicioso, los ratones y su lenguaje ¡les entendí todo! Mención a parte merece la carroza, encantador resultado de una real calabaza y de las palabras mágicas "bibidabidibu".

Un guión ágil, diálogos amables, fotografía mareadora (sí, mareadora) en el encuentro real y el baile, pero que nos compensa con  bellas tomas del reino (bosque y lago incluido), la música de Patrick Doyle como nos tiene ya acostumbrados muy buena... en pocas palabras muy buena película familiar, sin caer en el exceso de miel.


Cenicienta (Cinderella), 2015, Dir. Kennet Branagh, Cate Blanchett, Richard Madden, Lily James, Helena Bonham Carter.









lunes, 16 de febrero de 2015

Viva la familia... pero bien lejos

He seguido desde hace años a este personaje tan carismático y pachanguero, amante del fútbol (el único "pero" que yo le veo): mi tocayo José Trinidad Camacho Orozco, oriundo de la perla tapatía Guadalajara Jalisco, mejor conocido como Trino.

Historietista, monero (caricaturista pues), locutor, crítico de los buenos, sí, de esos que no se muerde la lengua para decir las cosas, nos otorga un mucho de ese humor ácido y crítico que lo caracteriza (si no me creen, échenle un ojo a sus tiras en el Financiero) con el libro "¡Viva la familia! ... pero bien lejos"

Situaciones humorísticas de bebés, hijos, noviazgos, parejas, terapias, suegras, fajes, choques generacionales, el nuevo rol de las redes sociales y su mala (sí mala) influencia en la sociedad y demás en un solo tomo que retrata esta nuestra sociedad no solo la mexicana, sino en general latinoamericana. 

No tendré empacho en confesar que me identifiqué con varias de las tiras. ¿Qué quieren? soy tradicional 

Siempre se disfrutan estas historietas y más los detalles, esos detalles que pasan desapercibidos a la primera y cuando se pesca ¡pum! no se puede evitar la carcajada, al menos yo no me la aguanto.

Me encantó el detalle del desplume de la gallina y todo por un huevo, andovas lo comprenderá.

Trino, ¡Viva la familia! ... pero bien lejos. Ed. Tusquets. 2013.





domingo, 11 de enero de 2015

Rescate en Berlín. Alexis J. Regnat

¿Qué hacer cuando las opciones que se tienen son proteger a la familia o dejarla a su suerte? Lógicamente es dar hasta lo imposible por la familia, por el bienestar de todos, no importaran los sacrificios, los riesgos y menos lo que se deja atrás. No importa ser considerado  un traidor a la patria o ser una zorra (si, una zorra), ser un bastardo o ser una mujer de secretos.

Cuando dejamos a Tony Daylight el “niño bonito”, había dejado su cubierta de informador inglés durante la segunda guerra, con el propósito de rescatar a su hermano mayor Henry quien aceptando una misión  secreta, por circunstancias del destino, queda como traidor. Tony, no puede volver a su antiguo trabajo, sin embrago, sus superiores le tienen una  misión especial: entrenar un nuevo informante.

Alexandra McKonky una pelirroja fuerte, inteligente  pero muy femenina, es el lienzo que Tony debe de transformar en poco tiempo en un arma letal. Pero hay algo en la historia oculta de esta mujer lo que inquieta a Tony, además de su atracción física, (que  no es del todo indiferente para ella).

La misión de McKonky es lo que mueve esta segunda parte de la Serie de Amor y de Guerra. ¿Qué oculta esta mujer? ¿Qué puede ser tan importante como para ir a Berlín en plena Guerra? Si con El traidor Alexis J. Regnat nos deja un grato sabor de boca, con Rescate en Berlín se nota la evolución de los hechos y del texto en cuanto a la psique de los protagonistas, se nota mayor profundidad entre ellos, no hay cabos sueltos con lo que desean y  los medios que emplearán para lograrlo; no importa si no soy muy legales a los ojos de los demás.

Deseo hacer mención de un pasaje sin llegar a develar mucho, pero el papel fundamental de Jane Bellforg es digno de ponerlo como historia aparte, un sentimiento de frustración, de impotencia y de simpatía se apodera del lector, yo no pude dejar de derramar unas lagrimitas al leerlo, incluso al escribir esta reseña, siento calosfríos.

Si bien es una segunda parte, esta se puede bien leer sin necesidad de haber leído la primera, ya que las historias dependen y no de su antecedente, son historias mezcladas pero no precisamente un continuo en el estricto sentido de la palabra. Es grato saber que Henry y su esposa Dafne están involucrados con Tony y sus proyectos, incluso el halo maternal de Dafne es aire fresco entre las tramas dramáticas.

Si bien, la novela histórica, es agradable, debo ser honesta y sí, me encantó la historia, sin embargo, al final me deja huecos de los antagonistas. Yo espero aún saber algo más sobre Helga y el gusano rastrero de Germaik. Será que en mi inconsciente espero siempre que los malos tengan finales de malos y no tan abiertos que dejen  una puerta tan abierta a ser “redimidos”; espero que Alexis algún día en un futuro cercano me saque esa espinita. Pero de alguna manera, me lo compensó con un final que  no esperaba y que tuve que re leer un par de veces y pellizcarme el brazo antes de decir “¡ah que caray!, ¡no me lo esperaba!”

Rescate en Berlín, no necesita de mucha presentación, tampoco es lo que sugiere el tìtulo, es muchomas profundo el asunto; quizá parezca un poco largo pero créanme que bien vale la pena, bien vale estremecerse, sonreír, llorar; coincidir y diferir con nuestros consentidos niños Daylight, en este caso en particular de ese niño bonito Anthony y su “dolor” de cabeza .

Alexis J. Regnat. Rescate en Berlín. Serie de Amor y Guerra 2. 2014. Disponible en Amazon